Es una práctica corporal basada en el juego sensoriomotor y simbólico, a través del cual los niños se expresan y se relacionan, favoreciendo su desarrollo global: motor, cognitivo y afectivo-social.

En la sala de psicomotricidad los niños generan un juego que les ayuda a descubrir sus competencias, desarrollando su identidad y autonomía.

El juego constituye la ocupación principal del niño, desempeña un papel muy importante, pues a través de éste se estimulan y desarrollan las áreas psicomotriz, cognitiva y afectivo-social.

 

El juego es educativo y contribuye al incremento de las capacidades creadoras del niño, por lo que es considerado un medio eficaz para el entendimiento de la realidad. Por medio del juego y del movimiento, los pequeños experimentan, aprenden, reflejan y transforman activamente la realidad.

Los niños crecen a través el juego y del movimiento.

La intervención del psicomotricista se basa en la escucha y el respeto; acogiendo a cada niño tal y como es en su expresividad motriz, sin juzgarla, favoreciendo que sea él mismo, respetando su ritmo de desarrollo y evolución. Acompañando de este modo el crecimiento personal.

En Maternando, ofrecemos grupos de Psicomotricidad para niños de diferentes edades y para mamás y bebés (Grupo de juego para bebés) .

Además damos el servicio de psicomotricidad a escuelas infantiles y aulas infantiles de colegios concertados así como a AMPAS como actividad extraescolar.