El contacto con la música, está presente a lo largo de toda la vida del ser humano. Es importante remarcar que sus beneficios repercuten positivamente en las áreas del desarrollo intelectual, auditivo, sensorial del habla y de lo motriz.

 

La música es un elemento del arte considerado fundamental en los primeros años porque favorece entre otras cosas, su manera de expresarse, de integrarse, de conocerse a sí mismo y a su entorno.