El Yoga infantil pretende ser una herramienta que ayude a desarrollar y equilibrar las capacidades físicas, emocionales y mentales durante la infancia.

 

Las enseñanzas que trasmite el yoga parten de la consideración de la persona como parte de un todo y de dar al niño un conocimiento de su cuerpo físico, de sus emociones y de su mente, en resumen, un conocimiento integral de él mismo para que así aprenda a respetarse a él y también a los demás, desarrollando su autoestima y confianza y aprendiendo a autorregular sus emociones y a estar centrado en los momentos que requieran concentración.

 

El motor que mueve el mundo del yoga infantil es el juego, pues este es la más libre expresión del alma de un niño y su manera más segura y eficaz de aprender cualquier enseñanza.