El masaje infantil ayuda a intensificar la unión iniciada en el momento de nacer, y es especialmente importante en esos casos en los que el nacimiento no fue como hubiéramos deseado.

El tacto es el primer lenguaje utilizado por nuestro bebé para comunicarse con nosotros ya en el vientre materno. El continuar utilizándolo una vez nacido es un acierto pues proporciona al bebé una sensación de continuum necesaria para su bienestar.

Por esta razón el masaje infantil proporciona a los padres una manera estupenda para comunicarse e ir conociendo a su bebé, para reconocer sus estados de ánimo e incluso pequeños malestares que no pueden ser expresados a través del lenguaje oral hasta muchos meses después.

 

Además, en los talleres de Masaje y Apego se tratan otros temas que a todos los padres nos interesan y preocupan, como el llanto y el sueño infantil, la aparición de esos pequeños malestares como son los gases, los cólicos y el estreñimiento.

La contención ofrecida desde el masaje y el tacto ayudará a vuestros bebés a relajarse, liberar tensiones, regular la respiración, estimular la circulación sanguínea y el aparato digestivo, entre otros beneficios.

La información acerca de como se realiza el establecimiento del vínculo y el conocer herramientas para afianzarlo de modo sano, aporta a los padres gran seguridad, lo que les permite disfrutar más de sus nuevas circunstancias.

Estos talleres se realizan en dos grupos de edad:

- Familias de bebés de entre 5 semanas y el momento en que comience a gatear,

- Familias con bebés gateadores y andadores (hasta los 18 meses).

 

Se realizan en grupos de 3 a 8 familias y constan de 5 sesiones, una por semana, de unos 90 minutos.