Las primeras experiencias musicales de los bebés son fundamentales para el desarrollo sus habilidades socio-comunicativas y expresivas. Con el uso de las herramientas de la musicoterapia se trata de ampliar y fortalecerlas.

 

El rol del adulto es muy importante en las sesiones, porque genera expectativas y produce acciones sonoras y de movimiento corporal que los bebés pueden imitar; de ahí que sea imprescindible la presencia activa tanto de mamá como papá.

 

Estos talleres están basados en actividades musicales que generen experiencias agradables tanto para el bebé como para sus padres.